¿Retoques? !Sí por supuesto! Polémicas que siempre han estado.

Si hay algo siempre presente en el mundillo de la fotografía son las polémicas muchas motivadas por desconocimiento. Entre ellas está de moda algo que se lleva haciendo toda la vida y que en los tiempos de la fotografía digital se ha puesto más de moda son los retoques.

Discutía ayer por la noche (como buen fotógrafo de barra de bar) con un par de amigos surgidos de la nueva hornada de “puristas” (que por otro lado se iniciaron en digital) y sostenían que querían sacar lo más fiel a la realidad posible sus imágenes. Ésta afirmación es bastante popular entre los aficionados  más o menos recientes al contrario que los que llevamos ya muchos años que si bien hay excepciones, es algo a lo estamos acostumbrados desde tiempos de cuarto oscuro.

Curiosamente polémicas como ésta no han estado tan presentes en épocas anteriores a la popularización de la fotografía digital. Simplemente era algo que se aceptaba y era incluso necesario

.maquina retoque

Eran múltiples los artilugios y kits para retoque tanto de negativo como de copias. Dichos kits de retoque no se limitaban solamente a la reparación de copias deterioradas, si no que permitían a los copistas (los que se dedicaba a sacar las copias) hacer hacer o desaparecer elementos que nos estorbasen o crear pequeños elementos de la nada. Cuchillas, pinceles y lupas eran los antepasados a nuestras herramientas de photoshop que si bien eran más difíciles de utilizar, los resultados no desmerecían en absoluto.

virado01

 Toda la vida se han utilizado virados de diferentes clases y colores para dar aspectos distintos a las copias y ni que decir tiene que muchos eran adictos a los filtros de efectos y colores.

 Hay una nueva variedad de acérrimos de la “pureza fotográfica” que suelen ser en realidad neófitos influenciados una vez más por los foros y comprendiendo erróneamente conceptos. Éstos nuevos fotógrafos se oponen a abrir un RAW en un programa de edición sin pararse a pensar que los sensores de las cámaras difieren incluso entre las distintas unidades de un mismo modelo de cámara. Tanto el contraste como la saturación nunca serán igual como tampoco lo eran en las películas fotográficas difiriendo incluso entre carretes del mismo lote.

JamesDean

 El modificar parámetros básicos de nuestras fotografías no es que sea necesario, si no que es obligatorio para lograr un mayor impacto visual. Nuestras cámaras no son capaces de ver como nuestros ojos, y por esa razón deberemos ayudar lo máximo posible a nuestras imágenes para lograr que nuestras fotografías sean como mínimo parecidas a la realidad.

 En mi caso lograr imágenes lo más naturales posibles nunca me ha interesado y como Jose María Mellado resumió en una gran frase “La buena foto está dentro de mí, no fuera”. Dicha frase resume a la perfección lo que muchos pensamos del mundo fotográfico,

¿Dónde está el límite?

 Los montajes fotográficos han existido desde que se creó la primera foto. Desde la fotografías de hadas hasta las fantasmales fotografías de espectros de los años 20. El límite está donde cada uno quiera ponerlo. Es totalmente distinto clonar una farola que borrar unos ojos rojos o hacer desaparecer ojeras. Es cierto que existen concursos que limitan el procesado, pero limitar no significa prohibir, adicionalmente hay otros en los que ni siquiera se permite el ajuste básico que únicamente deja la calidad de la imagen final en la suerte que tengamos con nuestro sensor.

 Ya que la polémica nunca podrá desaparecer, quiero alimentarla para despertar el espíritu crítico en los aficionados que desgraciadamente no llegaron a conocer la época química y a la vez demostrar que hay debates presentes desde el nacimiento de la primera fotografía como tal. Leguen a las  conclusiones que lleguen lo importante es saber que no todo es tan malo como lo pintan y que en éstas lides la flexibilidad es fundamental.

Be first to comment