Porqué no quiero un monitor fotográfico

Más o menos cualquier cosa y es la verdad. Por las diferentes fases que pasa un fotógrafo, suele ser normal el obsesionarse con alguna que otra faceta que de una u otra manera impide disfrutar de la fotografía en condiciones.

 Cuando se lleva ya un tiempo en éstas lides llega un momento que puede definirse de hastío, o quizás es que estemos de vuelta de todo pero ya la cosa pasa a otra dimensión. La falta de criterio propio, o bien influenciados por otros ambientes es uno de los motivos por los que compramos material aunque casi nos arruinemos por el camino.

monitor fotografico

Monitores para todos!

 Yo soy un pecador, y en su día me estuve planteando comprar un monitor fotográfico (como el fotógrafo medio), pero llegué a una conclusión que creo que no guste a las hordas. Si lo quiero, como quiero todo lo mejor, pero no me hace falta. No me hace falta ,porque la gestión de color que hago es cada vez menor y no necesito que lo que vea en mi monitor sea lo que vea en papel. Antes pensaba que era imprescindible con todas las letras, pero el ser humano evoluciona, y ahora no solo pienso que es del todo prescindible, si no que es algo a lo que le doy cada vez menos importancia.

 Tengo un monitor cutre normal, por supuesto que no es IPS es una LG Flatron corriente. Lo calibro con un dispositivo huey de Pantone y ya… lo que veo por la pantalla es aproximado a lo que sale por la impresora y para mí me vale…y ¿porqué? Buena pregunta, es algo que no todos se plantean aunque deberían.

 El 99% de mis fotografías van a usos digitales, tanto en las agencias de stock o microstock y por lo tanto no me importa. Creo que el porcentaje de usuarios de la red con un monitor PRO o semiPRO debidamente calibrado ( y dentro de ésto hay profundidades hasta llegar a pintar las paredes de tonos neutros y tal) por lo que en mi caso es una pérdida de tiempo y dinero.

 Tengo ganas de cambiarlo, y lo que quiero es algo grande de 27″ aproximadamente ( me viene de lujo para las ediciones de webs o ediciones de CSS) aunque también utilizaré éste. Lo cambio por aburrimiento, no por nada más.

 Si fuera profesional, o un friki de la caracterización es evidente que la gestión de color es casi lo más importante (sí, casi) por la necesidad imperiosa en ciertos aspectos. Tengo la seguridad  al 100% de que la inmensa mayoría de los que se hacen con un monitor fotográfico,  fallan por otros lugares críticos en la cadena de la caracterización.

 Como siempre y a modo de consejo, lo mejor es que si estás pensando en hacerte con un monitor fotográfico te lo pienses tres veces. Quizás si lo meditas durante unos días puedes llegar a una conclusión más acertada. No te dejes influenciar por gurús del tres al cuarto ni por eruditos de teclado, ten criterio propio y no tengas miedo de ir contracorriente si decides que no te hace falta.

Be first to comment