Fotos de fantasmas. Una realidad oculta.

Las fotos de fantasmas aparecieron en el mismo momento que se inventó la fotografía. Ya desde la antigüedad el ser humano se preocupó por la transcendencia del alma tras la desaparición del cuerpo físico. Hubo intentos más o menos peregrinos de fotografiar a los que habían pasado “al otro lado” a principios del siglo pasado y coincidiendo con situaciones traumáticas como guerras o epidemias.

photoshop, fotos, ligthroom, raw, imágenes, fotografía, revelar

 Todos hemos visto ya decenas y decenas de supuestas fotos de fantasmas que como testigos mudos de una historia más o menos reciente que nos miran desde el “más allá”. Variadas son las fantasmales fotos que amenazan con asustarnos con su sola visualización, pero pocas son las que lo logran. Creo que como fotógrafos, las fotos de fantasmas son como mínimo bastante cuestionable por no tacharlas de peregrinas. Todos los que llevan tiempo en el mundo fotográfico conocen las manchas de polvo en suspensión, que de la noche a la mañana los parapsicólogos de turno tacharon de “orbs” asegurando que son almas en pena.

 Y es que si hay algo fácil en el mundo de la fotografía es hacer un montaje, y hacer un montaje perfecto por cualquier persona por inexperta que ésta sea no lleva más de 3 min, y nadie se dará cuenta. Los magufos de nuevo cuño, parapsicólogos de todo a 100 se escudan en los datos EXIF como la panacea de la autenticidad, siendo éstos los datos que primero se modifican sin dejar rastro. Desde que los magufos gurús de las ondas tanto radiofónicas como televisivas pusieron erróneamente el formato RAW como algo inexpugnable; como algo que recogía la verdad absoluta, el público falto de criterio no intenta buscar información que aunque al alcance de la mano no desean avanzar en conocimientos.

photoshop, fotos, ligthroom, raw, imágenes, fotografía, revelar

 Si nos intentaron engañar con supuestas niñas fantasmas que curiosamente eran clavadas a una antigua postal conocida en su tiempo, si nos intentaron hacer creer que la obra de un conocido fotógrafo Premio Nacional de Fotografía, todo es posible. La caradura y el oportunismo siempre presente en la condición humana siempre ha propiciado las historias más o menos curiosas que se intentan hacer pasar por verdaderas.

Las fotos de fantasmas despegaron a principios del siglo pasado más  concretamente al acabar la primera guerra mundial (aunque antes existía también, aunque en  menor medida) con la explosión del espiritismo. Dejándose llevar y engañar por supuestos mediadores entre éste mundo y el mundo de los espíritus, las desoladas familias que deseaban entablar contacto con sus seres queridos, acudían a embusteros y gente de mala calaña. Como no podía ser de otro modo las fotos de fantasmas se convirtieron en un arte, una especialización clásica que aunque no dejaba de ser un montaje, no por ello dejan de ser curiosas.

photoshop, fotos, ligthroom, raw, imágenes, fotografía, revelar

 Todo el que haya trabajado en fotografía química sabrá lo complicado que era hacer un montaje en condiciones, ya sea por superposición o por doble exposición. Al observar un negativo podíamos tener  la certeza de que un fotomontaje se había producido de una manera u otra. Los sandwich de negativos siempre han estado presentes en las ampliadoras de medio mundo. Para hacer fotos de fantasmas en la fotografía química y que ésta quedara en condiciones había que ser un artista

 Ambientes bucólicos, cementerios y caserones encantados eran los escenarios típicos dónde los seres del inframundo salían a dar una vuelta para el horror de los presentes, y llenar las “sacas” de afortunados que de una manera u otras siempre estaban en el lugar correcto en la hora clave.

No es el estilo de éste blog contar historias, ni métodos, ni desmenuzar técnicas que pudieran servir para unos fines u otros…mi finalidad es dar a conocer una historia para que vosotros indaguéis en ella. Hay facetas que no se pueden contar en unas líneas y en las fotos de fantasmas hay miles de creaciones curiosas que merecen la pena ser descubiertas.

 Hay fantasmas de todo tipo, altos, bajos, terroríficos, de medio cuerpo, usuarios de mochilas e incluso algunos llevan zapatillas marcas Nike. Aparecen en todo tipo de cosas, televisiones, espejos, ventanas, manchas de aceite…

photoshop, fotos, ligthroom, raw, imágenes, fotografía, revelar

Esperando que se haya por lo menos despertado el espíritu crítico en algunos de los lectores recordamos que si hemos tomado una imagen con algo “raro” lo más seguro es que no sea un fantasma.

Fuente de la imágenes:

Google.

Be first to comment