Fomentando la herejía. Las cámaras sin espejo acabarán con las DSLR.

 Sin duda que las cámaras DSLR se enfrentan a una dura competencia con la aparición de CSC de formato completo. El sistema con espejo no ha evolucionado nada en su concepto desde hace décadas y no es que le haga falta, si no que es la misma falta de conceptos a evolucionar lo que en mi opinión sin duda va a llevar al segmento réflex a la disminución de uso.

 El gran hándicap de las cámaras CSC a lo largo de éstos años ha sido el tamaño del sensor variable de unas marcas a otras y la calidad de éste. Ahora se ha presentado un sensor para cámaras CSC de formato completo.

sony_a7_a7r_contacto_930_2

Y es que las cámaras sin espejo no ofrecen más que ventajas frente a las réflex como son:

  • La trepidación producida por el espejo es nula al carecer de él.
  • Multitud de objetivos de calidad al poder adaptar casi cualquier objetivo antiguo.
  • Previsiblemente mayor ráfaga.
  • Menor tamaño y poder prescindir de grip (aunque seguirán existiendo para facilitar el agarre)
  • Poder ver histogramas en tiempo real y comprobar el aspecto final de la imagen en la misma pantalla.

Pero inconvenientes también presentan:

  • Hay menos objetivos nuevos con autofocus.
  • El sistema de autofocus es más lento
  • El visor electrónico se comporta peor cuando hay poca luz.

 Aunque es cierto que los inconvenientes se acabarán solucionando en un tiempo razonable, en la actualidad son unos contras que están aquí y tenemos que tenerlos en cuenta.

 Existe la creencia de que los sensores de cámaras sin espejo tienen menor calidad, falsa creencia derivada del tamaño de éstos. Ahora que el tamaño aumenta es cuando tenemos que pensar en la deriva que tomará el mercado en unos años. Evidentemente siempre habrá gente reacia al cambio como lo había cuando se introdujo el sistema digital. Todavía recuerdo con estupor como se afirmaba hace 15 años que el sistema digital nunca tendría la calidad que tenía la película. Con el paso de los años no solo se igualó, si no que se superó de largo tanto la latitud de exposición como resolución.

canon-cmos-sensor

Siempre hay gente que se resiste a cambiar, y yo mismo era de los que he aguantado el sistema analógico hasta que era realmente difícil encontrar material. El cambio no me produjo ningún trauma. Todavía recuerdo cuando salió al mercado la D100 con 6 Mpx y la sustituyó la D200 casi doblándola en resolución, ya entonces se afirmaba que iba a ser peor. Siempre que sale una nueva cámara (como ya he hablado en alguna ocasión) se tiene el mismo miedo. Nunca una cámara nueva ha sido peor que una a la que sustituía y puedo aventurar sin equivocarme que nunca será así visto lo que ha acontecido hasta ahora.

 El cambio va  a ser evidente y habrá que estar pendiente de ello. Pese a que a corto plazo las alternativas para profesionales no son muchas, en los próximos meses vendrá una auténtica revolución a todos los niveles.  ¿Será el revivir de las viejas glorias delas lentes?

1 Comment

Leave a Reply